¡Hola, familias «cigüeñeras»!

Como todos sabéis, niños y niñas, sienten gran curiosidad e interés por observar el entorno y lo que les rodea. Descubrir los cambios que se realizan, sobre todo en la naturaleza, con la llegada de las estaciones, será una vivencia significativa para su desarrollo. Además los diferentes sucesos y elementos que aparecen en las distintas estaciones como son las nuevas prendas de vestir, el viento, la lluvia… llaman la atención de los pequeños, lo que les incita a investigar, experimentar, conocer y aprender las principales características de cada estación.
Por ello, en la escuela, las estaciones son un elemento transversal con el que vivenciar durante el curso. Ofrecemos y preparamos actividades relacionadas a través, como siempre, del juego, el descubrimiento y la experiencia.

Estas  actividades permiten desarrollar de forma globalizada la grafomotricidad, psicomotricidad, la expresión plástica, corporal, musical… aprovechando todos los recursos presentes en el centro y en el aula e introduciendo materiales naturales que encontramos en el medio las distintas épocas del año.

Y el comienzo del curso nos trajo con él el otoño, época maravillosa para el descubrimiento y la experiencia natural. Queremos contaros en este post todas las actividades que el otoño nos ha traído y con las que los pequeños y pequeñas de nuestra escuela han disfrutado:

Experiencia 1: Para introducir el otoño en el aula, partimos de una cesta que colocamos en el centro de la clase, antes de que los alumnos llegasen, con hojas, piñas, granadas, castañas, nueces, etc. Los niños y niñas nos fueron manipularon a su antojo y fueron diciendo lo que veían en la cesta. Dialogamos sobre ello: dónde se encontraban, cómo eran, sus texturas… Decidimos con ellos seguir experimentando y hablando sobre el otoño en las próximas semanas y les invitamos a traer al aula aquello que encontraran y quisieran compartir con los compis.

          

Experiencia 2: Aprendimos una poesía del otoño:

«Con hojas doradas

de color amarillo

estaba en otoño

el triste arbolillo

la lluvia caía

el viento sopló

y el pobre arbolillo

sin hojas quedó.»

Las educadoras escribimos la poesía en papel continuo y la decoramos entre todos utilizando colores del otoño (naranja, marrón y amarillo). Cada mañana en la asamblea la hemos leído y nos la hemos aprendido de memoria. Estimulamos así la atención y la memoria.

Experiencia 3: ”Decoramos elementos del otoño”: en esta actividad pintamos de forma libre, hojas, piñas, castañas, almendras y nueces. Gracias a esta, los niños y niñas se han ido familiarizando con los elementos vistos anteriormente, ellos los manipulaban, los olían y experimentaban con las diferentes texturas. Lo pasamos genial y comenzamos a decorar entre todos la escuela, dejando que el otoño llegara a todos los rincones.

           

Experiencia 4: Gracias a la colaboración de las familias, los alumnos han traído a clase fotos de temática otoñal. Es importante en estas edades que los “peques” se sientan protagonistas de su propio aprendizaje. Los niños traían su foto y de forma individual nos mostraban que aparecía y quién aparecía en esta. De esta forma se han ido acercando a la estación fuera de la escuela. Hemos utilizado las fotos para decorar la cristalera del aula. El mejor estímulo para su aprendizaje es su propia experiencia.

Experiencia 5: “¡Qué rica está la fruta del otoño!”: como sabemos todos, comer fruta es beneficiosa para la salud, a lo largo de la semana comemos mucha fruta en la escuela, pero en esta actividad conocimos cuáles son las que encontramos en la estación del otoño, y a parte de probarlas, las cortamos y vimos cómo eran por dentro y las estampamos impregnadas en pintura de diferentes colores sobre papel. ¡Fue muy divertido!

         

Experiencia 6: “Decoramos el mural del otoño”: pusimos un gran trozo de papel continuo en el suelo, ofrecimos a los alumnos diferentes colores, papeles, hojas, etc. Entre todos decoramos de forma libre un cartel. Los peques eligieron qué colores y qué elementos íbamos a usar para representar el otoño. Usamos el color amarillo, naranja y marrón, hojas secas que se habían caído de los árboles, papal celofán…

         

Experiencia 7: Trabajamos la psicomotricidad fina decorando el dibujo de una cara en la que le pegamos hojas en la cabeza simulando que era el pelo, los “compis” más pequeñitos decoraron con hojas el cuerpo de un erizo. Fue una actividad muy “chula” en la que pudimos ver a los niños y niñas muy concentrados, estimulando la coordinación óculo-manual y la atención.

          

Experiecia 8: “Otoño en una botella”: gracias a los elementos que adornamos en una actividad anterior (experiencia 3) pudimos realizar esta tarea. Cada “peque” trajo una botella vacía, encima de la mesa pusimos hojas, castañas, nueces, almendras…y cada alumno iba introduciendo en su botella lo que más le gustaba, creando así “su botella del otoño”. Fue una actividad de elección libre, estimulando la elección individual y el diálogo.

          

Experiencia 9: Nos encantan los ratitos que compartimos con los compañeros de otras clases. Pequeños y mayores aportan su visión de lo que estamos viviendo y hacen que cada actividad sea única y diferente. Nosotros lo denominamos “hermanamiento” y nos juntamos cada dos clases para realizar diferentes actividades. Como estamos trabajando el otoño, hemos decorado entre todos un árbol sin hojas, utilizando pintura de dedos y tapones de corcho ¡quedó muy bonito!

Experiencia 10: Nos han visitado los abuelos de una compañera para hacer zumo de naranja, nos han traído naranjas del campo y hemos exprimido la fruta y nos hemos tomado un rico zumo para desayunar. Compartir tiempo y actividades con miembros de nuestras familias es sin duda uno de los recursos más ricos de los que disfrutamos en la escuela.

Experiencia 11: Para cerrar esta temática, lo pasamos genial en nuestra “FIESTA DEL OTOÑO”, vinimos vestidos de colores del otoño y bailamos y cantamos la canción “El otoño ya está aquí, el otoño ya llegó” y por supuesto desayunamos diferentes frutas de esta estación. ¡Cuánto aprendemos cuando lo pasamos bien!

        

Ahora toca vivir una de las épocas más mágicas del año: La Navidad. Pronto publicaremos las increíbles vivencias y experiencias que rodearán esta temática.

¡Hasta pronto, familias «cigüeñeras»!

Translate »