¡Hola, familias «cigüeñeras»!
Queremos hoy compartir con vosotros nuestra tradicional fiesta de la Navidad. Desde hace ya 20 años nuestra escuela reúne a las familias para celebrar en comunidad la llegada de estas fechas especiales y el fin del primer trimestre. Es una fiesta con mucha magia en la que nuestros peques se convierten en verdaderos artistas.
Las clases de 1-2 años bailan villancicos y los mayores representan un teatro navideño con la ayuda de los peques de 0-1 años como artistas invitados. Se crea un clima increíble lleno de ritmo, música, risas y magia.
Tanto pequeños como mayores disfrutamos de lo lindo tanto de las actuaciones como del delicioso chocolate, los bizcochos y motivos navideños que compartimos. Y como no podía ser de otro modo, como final de una tarde maravillosa vienen a visitarnos ni más ni menos que sus Majestades los Reyes Magos de Oriente para que todos los peques de la escuela puedan entregar sus cartas. Es sin duda, uno de los momentos más especiales de todo el curso en el que la ilusión es el centro de todo.
Pero para nosotras, tan importante y mágica es la tarde de la fiesta como todo el tiempo previo a esta en la que los peques preparan sus actuaciones. Es un trabajo previo importante en el que la organización y planificación juegan un papel fundamental. Si bien el resultado no es lo más importante, ya que los nervios, la timidez o incluso la impresión de actuar delante de tantos adultos a veces juega malas pasadas, el trabajo de preparación y ensayos es de gran valor. En estos ensayos se deja paso a la expresión artística, la musicalidad, la atención, la memorización… elementos de gran importancia en el desarrollo de los pequeños.
Y aunque tal y como os comentamos, el resultado no es lo más importante, ya  que prima el tiempo de disfrute con las familias, si que observamos como el trabajo previo realizado tiene sus frutos. Comenzamos con la elaboración por parte del equipo educativo del teatro: diálogos, personajes y actuaciones que en él aparecen van cogiendo forma hasta que tenemos toda una «obra de teatro» en toda regla. En los días siguientes se introduce en el aula, a través de la narración del mismo, familiarizando a los pequeños y comenzamos a jugar con él. Sus personajes, las canciones… aparecen y nos dan la posibilidad de experimentar, aprender y divertirnos.
A las pocas semanas se reparten los personajes e informamos a las familias para que en casa también participen de la experiencia y ayuden a los «artistas» a memorizar sus frases y acciones. A partir de ahí los ensayos se hacen cotidianos, disfrutando juntos al ver como cada día que pasa esos primeros juegos y pruebas se van convirtiendo en escenas con sentido que forman nuestro gran teatro de la Navidad.
Igual pasa con los villancicos de las clases de 1-2 años en los que al paso de los días esos primeros juegos musicales se van convirtiendo en grandes coreografías en las que los peques disfrutan al ritmo de la música.
Hasta que llega el gran día. Día de ilusión y nervios. Observamos todos los años como los más mayores vienen con la ilusión de enseñar a sus familias todo lo que hacen con sus compis y el gran trabajo que han hecho. Son todo unos artistas dignos de admirar.
Este año, como no podía ser de otro modo ha salido todo genial. Experiencia maravillosa en el que hemos disfrutado junto a nuestras familias compartiendo momentos mágicos y  risas, muchas risas.
Os dejamos algunas fotitos de la experiencia de este año y como siempre, en los próximos días, compartiremos nuestro  facebook algunas imágenes más.
¡Hasta pronto, familias «cigüeñeras»!
Translate »