Nuestra metodología para la introducción de la segunda lengua (inglés) se basa en la increíble capacidad de adquisición del lenguaje durante los primeros años de vida de niños y niñas. En el momento de nuestro nacimiento no venimos “prediseñados” para hablar un determinado idioma si no que es a través del contacto directo con nuestro entorno y nuestras figuras de apego como adquirimos el vocabulario y la pronunciación propios del lenguaje materno.

Compartimos los datos que han publicado la Asociación Mundial de Escuelas Infantiles (AMEI) sobre un estudio realizado por la Universidad de Washington:

“Un nuevo estudio desarrollado por la UNIVERSIDAD DE WASHINGTON, revela que estas diferencias existentes entre los cerebros de las personas bilingües y no bilingües, y aparecen ya cuando los bebés están a punto de pronunciar sus primeras palabras, aproximadamente a los 11 meses de edad. Lo que sugiere que el bilingüismo no solo contribuye al desarrollo del lenguaje, si no al desarrollo cognitivo general. Los investigadores, midieron la actividad cerebral de 16 bebés de 11 meses de los que la mitad vivían en familias de habla inglesa y los 8 restantes en familias donde combinaban el inglés y el español.

Mediante la técnica magnetoencenfalogia (MEG), sentaron a los bebés bajo un escáner y les hicieron escuchar durante 18 minutos sílabas neutras y sonidos específicos de cada una de las lenguas o sonidos que comparten ambas. Con los resultados de las respuestas cerebrales de los niños monolingües y bilingües en la mano, se observó que la corteza pre-frontal y el orbi frontal asociadas con la función ejecutiva, presentaban diferencias notables entre ambos grupos. Además , se comprobó que los niños pertenecientes a familias bilingües tenían mayor capacidad para aprender nuevos idiomas. Los bebés monolingües, por el contrario, a los once meses ya no distinguen sonidos de idiomas extranjeros, cuando a los seis meses de edad los diferencian sin problema.

Estos resultados concuerdan con los estudios realizados a los adultos en las mismas condiciones. La explicación que los expertos le dan a este resultado, es que las personas bilingües necesitan alternar constantemente dos lenguas, lo que les permite practicar y mejorar sus capacidades ejecutivas de forma rutinaria. Estos resultados no solo apoyan el supuesto de que los niños muy pequeños son capaces de aprender varios idiomas, sino también que es el momento OPTIMO para que se inicien en ese aprendizaje.”

Teniendo esto en cuenta, consideramos la primera etapa de educación infantil como un momento idóneo para la introducción de nuevos idiomas ya que la capacidad para ello es notable.

Ahora bien, al ser un momento inicial en la adquisición, la mezcla de varios idiomas puede ocasionar confusiones o la mezcla espontanea de ambos durante las conversaciones. Por ello es importante utilizar una metodología que ayude a niños y niñas a discriminar los distintos lenguajes.

Nuestra metodología nace del modelo de familia bilingüe en el que normalmente, uno de los progenitores habla al hijo/a en un idioma y el otro progenitor lo hace en el otro idioma. Esto favorece que el niño o la niña asocien cada idioma con una figura determinada y no tienda a mezclar ambos idiomas.

En nuestra escuela actuaremos del mismo modo. En las aulas, durante toda la jornada, las educadoras se dirigirán a su alumnado en castellano y los profesores especialistas, se dirigirá siempre en inglés.

El trabajo con el inglés será diario. Nuestros “teachers”, entrarán en las clases 45 minutos de trabajo específico diarios. Esta duración se corresponde a la capacidad de atención de niños y niñas y a la necesidad de atender al resto de rutinas diarias específicas de cada nivel. El tiempo se dividirá entre actividad específica y apoyo de la jornada normal. Además, compartirán con el alumnado otros momentos de la jornada como almuerzos, recreo, siestas… hablando siempre en inglés para que la inmersión lingüística sea total y cotidiana.

Durante el tiempo en el que el “teacher” esté presente en las aulas el único idioma utilizado será el inglés y las actividades que se realizarán serán de perfil lúdico: juegos, canciones, cuentos, adivinanzas… Nuestra intención es que desde pequeños/as, asocien el inglés con algo motivador y divertido con el que disfruten y no sea una asignatura “obligatoria y aburrida” en la que sientan vergüenza al participar.

El refuerzo positivo será el mejor medio para motivar al alumnado a que participe, aprenda y se divierta durante la adquisición del inglés.

Nuestros principales objetivos son:

  • Favorecer la adquisición de vocabulario relacionado con los centros de interés de niños/as de 0- 3 años.
  • Facilitar la adquisición de una pronunciación adecuada característica del idioma anglosajón.
  • Dar a conocer elementos típicos de la cultura anglosajona.
  • Motivar al alumnado para que tengan una actitud positiva ante la adquisición de un segundo idioma.
  • Favorecer la costumbre de hablar en un idioma distinto al materno con naturalidad y sin mostrarse inseguros bien sea como parte de una actividad o para expresar una necesidad.

La programación anual de inglés irá en consonancia con lo que se trabaja en castellano, reforzando a la vez los mismos conceptos tanto en castellano como en inglés y favoreciendo además un trabajo global y coordinado entre todo el equipo educativo.

Desde nuestro punto de vista, esta educación bilingüe supone un gran beneficio para nuestros alumnos y alumnas teniendo la posibilidad de adquirir un segundo idioma tanto para su momento actual en el que favorecemos los procesos y la capacidad de aprendizaje como para un futuro en el que se encontrarán en un entorno cada vez más globalizado y multicultural.

En la linea que os contamos durante este post nuestra escuela también ofrece talleres extraescolares por las tardes para todas las edades: desde bebés acompañados de sus papás o mamás hasta niños y niñas de 2 a 12 años. Una vez llegado el momento también tenemos cursos preparatorios para exámenes oficiales.

Si tenéis cualquier duda, o queréis ampliar la información al respecto, podéis llamar a nuestra escuela y os atenderemos encantados.

¡HASTA PRONTO, FAMILIAS “CIGÜEÑERAS”!

 

 

Translate »