¡Qué grandes días estamos viviendo! Nuestros peques vuelven a la escuela después del verano y los nuevos/as alumnos/as pisan por primera vez sus aulas ¡Cuántas emociones!

Debéis de tener en cuenta que la incorporación al mundo escolar por primera vez es un proceso complejo. Nosotros siempre lo comparamos con un cambio de vida radical. Imaginaos que de pronto, tenéis que marcharos a un país lejano, con nuevo idioma, nuevas costumbres, nuevo trabajo… y sin estar rodeados de las personas que os llevan acompañando toda vuestra vida. Pues, guardando las distancias, el periodo de adaptación es algo así.

Vuestros hijos/as llevan TODA SU VIDA, con una rutina particular, rodeados de las mismas personas, en las mismas casas, y de pronto, todo eso va a cambiar. Van a un contexto totalmente diferente y separados de sus padres. Aunque pueda sonar traumático realmente no lo es. Vamos a ofrecerles a nuestros hijos/as la posibilidad de aprender, de adaptarse, de reacondicionarse a nuevas situaciones, a nuevas vivencias. Una vez que lo consigan serán niños y niñas más seguros, más autónomos y más capaces de enfrentarse a nuevos retos.

Ahora bien, ¿Cómo podemos ayudarlos a que este proceso de adaptación sea agradable y sencillo para nuestros peques?

Lo primero de todo, vuestra actitud va a ser fundamental. Ya sabéis que los niños notan mucho nuestro estado de ánimo. Una actitud positiva hacia la escuela por parte de las familias, los ayudará a sentirse seguros y a aceptar el nuevo contexto. Os recomendamos que les habléis de forma positiva de la escuela, de lo bien que se lo va a pasar, de lo buena que es la seño, de la de cosas divertidas que va a aprender, etc.

El momento de la separación también va a ser importante. Una vez que lleguéis a la escuela os recomendamos que los dejéis en la clase de la forma más rápida y ágil posible. Podréis hablar un poco más con la seño a través de nuestra app y a la recogida de los peques. Abrazadlos, tranquilizadlos, decidles que en un ratito vais a venir a recogerlos y dejad que la seño los coja y los relaje. No debéis quedaros esperando en la puerta porque los peques se van poniendo cada vez más  nerviosos.

Aunque a la escuela no deben traer juguetes de casa, durante este periodo de adaptación pueden venir con sus objetos de apego preferidos (peluche, gasitas…) eso les ayudará a sentirse también más seguros.

Sabemos que son unos días complicados (sobretodo para los papis), pero también sabemos, por experiencia, que es cuestión de pocas semanas que todos los peques se adapten y se muestren felices en la escuela.

¡Ánimo! Contáis con nuestro total apoyo para estos días.

Un gran abrazo.

El equipo de La Cigüeña.

Translate »